Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

[Comunicado] Frente a los acosos y abusos en el Liceo 7 de Santiago

[Comunicado] Frente a los acosos y abusos en el Liceo 7 de Santiago

Desde hace unos meses, dentro del liceo se está generando un movimiento potente en lo que respectan los acosos y abusos por parte de profesores y profesoras hacia las estudiantes del establecimiento.

Un liceo de niñas. Un liceo que forma (históricamente) ciudadanas de segunda categoría, un liceo en donde usualmente, a través de comportamientos y acciones de profesores y profesoras, se nos enseña a ser sumisas, a callarnos y ser el prototipo de ‘señorita educada’. Un liceo donde nos forman, consciente o inconscientemente, a ser mujeres sumisas, a ser cuidadoras y madres, menos personas íntegras. Un liceo que acepta que se nos vea como objetos sexuales, máquinas de reproducción de mano de obra barata.

No es primera vez que se ven estos casos dentro de instituciones educativas de mujeres y eso está claro, ¿qué se ha hecho con estos sujetos quienes creen que las adolescentes mujeres que estudian en estos establecimientos son de ellos y ejercen su poder para acosar, abusar e intimidar? Nada, se encubre y se protege, porque somos unas ‘pendejas que están buscando problemas’, las pendejas que no saben qué hacer ni de qué quejarse para poder joder al resto. Sí, somos las pendejas alegonas y las pendejas gritonas, porque no nos vamos a quedar calladas frente a las injusticias, MENOS SI SON DENTRO DE NUESTRO LICEO. Somos las cabras chicas agrandadas que no saben qué mierda hacer por la vida, porque estamos tan aturdidas y tan sumisas por estos hechos de acoso y violencia de género que no sabemos para dónde ir ni qué hacer.

No nos creen, se nos insulta, se nos denigra. Los profesores y profesoras estudiaron para saber cómo interactuar con nosotras, se escucha en los pasillos: ‘cómo va a ser capaz de hacer eso’, ‘nunca lo he visto, así que no puedo juzgar’, ¿acaso es casualidad que más de 20 niñas coincidan en relatos?, ¿acaso nuestra palabra no vale por ser mujeres menores de edad?, ¿acaso un profe no es capaz de aprovechar su ‘poder’ para acosarnos?

¡Basta! Estamos aburridas, estamos chatas, ya no aguantamos más a estos pedófilos de mierda, no aguantamos que nos pasen a llevar. Si vamos a tener que pasar semanas, meses y años gritando en contra de estas injusticias, se hará. No les tenemos miedo. Tampoco nos quedaremos calladas frente a estas injusticias, no vamos a quedarnos de brazos cruzados mientras profesores nos miran el cuerpo y emiten comentarios en doble sentido o, simplemente, nos dicen sin más preámbulos lo que piensan al vernos.

¿Qué es lo que sigue? ¿Lo que años de violencia y acosos le deparó a esas cientos de compañeras que terminaron violadas, torturadas y muertas? No.

EN EL LICEO 7 DE SANTIAGO SE ACOSA, SE ABUSA Y SE IGNORA.