Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

La Tercera miente: carta de feministas, lesbianas y mujeres sin fronteras a nota que criminaliza a migrantes

La Tercera miente: carta de feministas, lesbianas y mujeres sin fronteras a nota que criminaliza a migrantes

Compartimos la carta-respuesta de compañeras feministas, lesbianas y mujeres sin fronteras a la nota del diario La Tercera que criminalizaba y vinculaba a personas migrantes con los incendios en las estaciones del Metro de Santiago.

Carta-respuesta de feministas, lesbianas y mujeres sin fronteras a nota del diario La Tercera, que implica a personas migrantes en los incendios del Metro de Santiago

Firman: mujeres y organizaciones de mujeres, lesbianas y feministas sin fronteras

En el contexto de las movilizaciones y la organización social que evidencia el hartazgo, y denuncia las condiciones de precariedad en las que vive parte importante de la población del país, se ha levantado el lema “Chile despertó”. Sabemos que son miles quienes se reconocen en la alegría de ese canto, pues representa para ellas/es dejar de estar aletargadas/es frente a la injusticia y anestesiadas/es por el consumismo y los medios de comunicación.

Sin embargo, resulta inevitable para quienes reivindicamos los derechos de las personas migrantes que esta apelación al “despertar de Chile” nos recuerde a una “marcha” que tuvo lugar el 11 de agosto recién pasado en Plaza Italia (Santiago), convocada por grupos nacionalistas, fascistas y de extrema derecha, bajo el título “Despierta Chile”.

Sus consignas estuvieron enfocadas principalmente en el rechazo a la Ley de Migraciones -actualmente, en discusión en el parlamento, y deficiente en garantías de los derechos de quienes migran- y el emplazamiento a “recuperar Chile” y derechos sociales como la salud, el trabajo y la educación “para los chilenos”. Incluso, hicieron un llamado a “asistir armados militarmente”.

Como pluralidad de feministas, lesbianas y mujeres “sin fronteras” -migrantes en el presente, pasado o futuro que luchamos por el reconocimiento del derecho a migrar-, nos alegra y esperanza la lucha por una vida digna, en que los derechos sociales no sean un bien de consumo, beneficios negociables o privilegios de pequeños grupos. Compartimos la urgencia vital porque se acabe la represión frente al legítimo ejercicio de la protesta, se deje de desaparecer, torturar, reprimir y amedrentar a las y los luchadores sociales.

Compartimos la necesidad de justicia frente a los crímenes de lesa humanidad y las violaciones a los derechos humanos que nos ha tocado vivenciar por parte de fuerzas del Estado. Nos preocupa que en medio de esta tan esperada y necesaria re-construcción del lazo social, en algunos sectores esté emergiendo la incomodidad o, de plano, el rechazo hacia las comunidades migrantes.

Nos preocupa que en este reencuentro popular, emerjan discursos nacionalistas y discriminadores hacia comunidades migrantes específicas. Esto lo hemos podido constatar en expresiones en medio de las movilizaciones, y de manera particular en una noticia del día lunes 28 de octubre, en la que se vinculan los incendios en las estaciones del Metro de Santiago con acciones supuestamente orquestadas con participación de ciudadanos venezolanos y cubanos.

Esta nota fue publicada por el diario nacional del Grupo Copesa, La Tercera, sin claridad de fuentes y sin datos suficientes para comprobar dichas afirmaciones. El medio se convirtió en trending topic con el hashtag LaTerceraMiente y tuvo que corregirse.

Rechazamos categóricamente las acusaciones y el discurso producido por los medios de [des]comunicación masivos, que siguen perpetuando la idea del migrante como una amenaza que se instala “dentro de la casa” y que, por tanto, hay que ordenar. No es nueva esta estrategia de sembrar la “sospecha” entre excluidas/es para gobernar la movilización social.

Tampoco es nueva la utilización de la inmigración como “chivo expiatorio” para explicar los problemas de desigualdad que vive la población. Este gobierno y los anteriores la han usado en distintos momentos. Es la misma estrategia, ahora en contexto de movilizaciones, incriminando a un enemigo interno particular, generando confusión e intensificando el racismo hacia comunidades específicas.

Señalar de manera puntual las nacionalidades venezolana y cubana es una trampa ideológica y maniqueísta. Recordemos que durante la dictadura se apeló al mismo mecanismo de criminalización de migrantes que habían arribado a Chile durante el gobierno de la Unidad Popular. De hecho, la -mal- llamada Ley de Extranjería (que sigue vigente actualmente) es en realidad un Decreto Ley (el número 1094) que fue promulgado en 1975, y en el cual se concibe a las personas migrantes como una amenaza.

Allí se establece, en los artículos 15 y 17, la prohibición del ingreso o la expulsión de quienes sean agitadores o activistas de doctrinas que “alteren el orden social”. No es casual entonces que quieran “producir” o poner a circular la idea de que habría extranjeros “amenazando” el orden, utilizando diversos recursos que en realidad no son otra cosa que distintas formas de parafernalia mediática. De este modo, se sigue instalando un régimen de terror, de persecución de la disidencia y de apaciguamiento de la protesta mediante la siembra de divisiones.

Por otro lado, no podemos dejar de expresar que nos sentimos en alerta, pues, a la vigencia de los artículos ya señalados y a la fiscalización de documentos con fines de expulsión -que veníamos vivenciando-, se sumó el estado de emergencia (que se levantó el domingo 27 de octubre) y la represión brutal de las protestas que aún hoy persiste, configurando un escenario diferenciado y particularmente hostil y riesgoso para quienes son migrantes en este territorio.

Así lo demuestran las 7 personas migrantes fallecidas en el contexto de las movilizaciones, de acuerdo a fuentes del INDH y el Movimiento Acción Migrante. Como reverso, estas muertes también dan cuenta de que, desde el primer día, muchas/es migrantes hemos estado participando de las movilizaciones, asambleas, cabildos, marchas como una/e más.

Junto con lo anterior, creemos que las movilizaciones representan un espacio “desde abajo” para despejar los entrampes entre nacionales y “no-nacionales” que han sido fomentados por la política comunicacional, particularmente del presente gobierno, poniéndonos a disputar cupos y derechos, cuando la falla está en la estructura del sistema que evade constantemente las garantías fundamentales para una vida digna.

Como mujeres, feministas y lesbianas sin fronteras, solidarizamos y somos parte de las luchas del pueblo movilizado. Reconocemos el legítimo derecho a la protesta y a seguir manifestando nuestro descontento por más de 30 años de desigualdad y precarización. ¡Abrazaremos siempre las luchas de los pueblos de toda Abya Yala por la dignidad y la vida que merezca la alegría de ser vivida!

Firmamos esta reflexión:

Grupo de Estudios Género y Raza: miradas interseccionales (GRI), Santiago
Colectiva La Huacha Feminista, Valparaíso
Brigada Migrante Feminista, Valparaíso
Comité Socioambiental Coordinadora Feminista 8M
Colectiva HARTAS Mujeres, Santiago
Tejiendo Rebeldías, Valdivia
La Radioneta, Valparaíso
Radio Humedales, Concepción
Colectiva Qispiy Wayra, Antofagasta
Asociación Intercultural Miranda
Colectiva Feminista La Cometa, Valdivia.
Amuvip, San Bernardo
Red de Historiadoras Feministas, Iquique, Santiago, Concepción, Valdivia
Línea Aborto Libre.
Casa de Encuentro La Callejona. Valparaíso
Colectivo de Mujeres Desnudando. Coyhaique
Marcha Mundial de las Mujeres Fiofio
Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio
Colectiva de teatro Las Javieras
Comité Educacional Coordinadora Feminista 8M
Observatorio Mujeres y Medios OMM
ReSueltas Feministas Populares.
Matriavisión, Valparaíso
Fuerza humanista poniente
Leonora Beniscelli Contreras, docente en interculturalidad, migraciones y antirracismo y estudiante Doctorado en Sociología, Universidad Alberto Hurtado. Activista Feminista.
Elisa Niño Vázquez, feminista antirracista, integrante del Movimiento Acción Migrante y de GRI.
Mabel Cobos Fontana, feminista antirracista y educadora en derechos humanos, integrante del Movimiento Acción Migrante y Observatorio Ciudadano.
Carolina González, Historiadora, académica U.Chile e integrante de GRI
Andrea Salazar. Pewvley taiñ rakizuam, Valparaíso
Rosario Fernández Ossandon. Feminista.
Antonieta Vera Gajardo. Profesora Universidad de Chile/Universidad Academia de Humanismo Cristiano
Danae Schoenmakers Cañas. Psicóloga Feminista.
Macarena Orellana. Docente lesbofeminista y deportista.
Elisa Beniscelli Contreras. Fotógrafa, productora y gestora cultural
Francisca Fernández Droguett. Antropóloga
Andrea Pequeño Bueno. GRI
Eva Carmona Sepúlveda. Antropóloga
Paulina Pavez V. Investigadora Feminista, docente y capacitadora.
Natalia Carmona. Mujer inmigrante
Eliana Cardoch Meza. Profesora feminista
Paula Hernández Hirsch. Antropóloga
Lelya Troncoso Pérez. Psicóloga Social Feminista, Universidad de Chile.
Caterine Galaz V. Académica, Universidad de Chile.
Hillary Hiner. Historiadora feminista, Profesora Asistente, Escuela de Historia, UDP
Victoria Aldunate Morales. Escritora, terapeuta, lesbiana feminista antirracista.
María Acevedo. Socióloga/Doula/Feminista.
Constanza Pérez Ñanco. Periodista.
María J. Azócar. Socióloga
Sandra Raquel Ceron Mosquera. Tecnóloga Industrial.
Geraldine Cuevas.
Constanza Cid C. Feminista antirracista/Psicóloga social comunitaria
Mónica Aedo Rubilar. Profesora.
Daniela Silva Paredes. Acádemica. Dra en Lingüística.
Loreto Pérez Carreño. Historiadora.
Lina Callejas. Abogada. Profesora PUC. Integrante Colectiva Las Javieras.
Constanza Carrillo Magna. Psicóloga Feminista.
Daniela Díaz. Profesora de artes
Viviana Soto Aranda. Pedagoga y licenciada en Sociología Universidad de Chile.
Constanza Rivera Labra. Socióloga. Ni una menos Chile
Carolina Franch. Antropóloga feminista. Profesora Asistente. Universidad de Chile
Javiera Sánchez Flores. Trabajadora Social y Mediadora Intercultural de Política Migrante en APS. Estudiante de Mg. de Antropología Latinoamericana en U Alberto Hurtado. Activista Feminista
Daniela Quintanilla. Abogada de DDHH.
Carla Cortez Cid. Profesora, escritora y activista feminista.
Verónica Zegers Balladares. Trabajadora Social.
Paula Silva Terreros. Abogada. Integrante Colectiva Las Javieras.
Verónica Díaz Toledo. Artista visual y profesora de Artes Visuales
Solange Vásquez Valenzuela. Feminista, activista, estudiante Derecho UAHC
Mariza Romero Jaramillo. Educadora Popular
Mayí Allemand. Psicóloga.
Juana Ramírez Gonveya. Pensionada, jubilada IPS
Florencia Mastrangelo. Lic. en Psicología
Julieth Micolta. Feminista negra, participante del colectivo Microseesiones Negras

Submit a Comment